5 cosas que NO necesita el bebé (y otras compras inútiles)

Si estás embarazada o has sido recientemente mamá por primera vez, verás que cuando buscas lo que es necesario para tu bebé en Google tienes cientos, incluso miles de páginas con información. Es totalmente desbordante.

Cuando vas a una tienda de Prenatal, o la planta de puericultura de El Corte Inglés, hay de todo. Necesitaríamos un filtro, un manual que nos dijera lo que realmente vamos a necesitar, o al menos saber si todo eso es necesario nada más nacer o hasta los 6 meses o hasta los 18…

Está claro que cada bebé es un mundo y los papás simplemente tenemos que aplicar el sentido común para comprar según que cosas o descartar otras. Pero ser primerizos significa equivocarte, y más de una vez, para poder aprender.

Con la siguiente lista intentar explicar, según mi experiencia personal, lo que no es necesario comprar, para que no se quede en el fondo de un armario, y así no malgastar ese dinero que tanta falta hará para otras tantas cosas.

El arnés para niños

Recuerdo que estaba embarazada la primera vez que vi el siguiente accesorio. Era una mamá paseando a su bebé, y no me lo podía creer … ¿Desde cuando los niños necesitan correa? -pensé.

Lo primero que hice fue meterme en Internet a informarme de qué era eso exactamente. Y, aunque parezca increíble, había muchos y de diversos modelos.

arnes para andar
Arnes para aprender a andar

Está el modelo “marioneta. Puedes sostener a tu hijo por un asa y, como si de una marioneta se tratase, ayudarle para que aprenda a andar. 

No voy a entrar en si es perjudicial o no que el peque tenga eso entre las piernas. Solo se que yo (y otros tantos miles de millones de niños) han aprendido a andar perfectamente sin necesidad de tal chorrada.

Además, fijaos en la mamá, me pregunto cuando tiempo podrá aguantar en esa postura sin dejarse la espalda.

Pero si os gusta, no hay problema, ¡está a la venta! Lo podéis encontrar en la tienda de http://kingadgets.com/ por el módico precio de 10 euritos.

Por si este modelo os ha sabido a poco, tenemos el modelo “correa para niños”, (tal cual, y el nombre no se lo he puesto yo). Este modelo es menos de dejarte la espalda y más de el niño puede correr a sus anchas, hasta un máximo de 1,2 metros, eso sí.

correa para niños con arnes

Este modelo ya no lo venden para aprender a andar, claro, sino que venden para niños a partir de 2 años y con la idea de que puedes ir a dar un paseo tranquilamente y tener a tu hijo “controlado”, (porque llevarlo de la mano no, ¿no?). Al menos el niño tiene 1,2 metros de amplitud, por si le apetece acercarse a otros niños, por aquello de que se tiene que socializar.

En fin…, pero se vende, al menos hay 22 opiniones que lo verifican, y la mayoría dice que va bien si vas a un centro comercial o cualquier otra aglomeración, ¡para que el niño no se te pierda!. Así que si necesitáis un nuevo arnés para la manada, aquí está el link donde podéis comprarlo y por menos de 10 euros.

La mini-cuna

Esa cuna pequeñita, normalmente con ruedas, y que te puede resultar útil durante los dos o tres primeros meses del bebé y después, ¿qué hago con ella?

Estos son los motivos por los cuales yo la descarté desde un primer momento:

  • Porque se te queda pequeña enseguida.
  • Es un trasto más en el comedor.
  • Porque es muy cara, sobretodo teniendo en cuenta que en menos de 4 meses no la amortizas ni de coña.
  • La cuna hay que comprarla igualmente, así que, mejor utilizarla desde el primer momento, ¿no?.
  • Porque soy partidaria del colecho, y es la cuna y ya la utilizo poco, así que una minicuna se me iba a quedar nuevecita.

Pero puedo entender que hay padres que quizás la necesiten, que por temas de espacio no les quepa una cuna en su habitación o … yo que se. Se venden, se regalan, y las he visto en casa de muchos amigos, así que, algo bueno tendrá. Aquí tenéis un artículo donde hablo de los diferentes tipos de cunas que existen.

El parque

El parque es una cosa que me dieron de segunda mano. Recuerdo que lo abrí, para ver como se montaba, pensé – “esto aún es muy grande para mi niña” y lo volví a plegar y guardar. Y dos años más tarde, allí sigue, plegadito.

La verdad, he encontrado este modelo por la red, y el niño parece que se lo está pasando pipa en esa piscina de bolas. Pero yo no lo necesité.

Cuando mi niña empezó a mantenerse sentada, la tenía en una alfombra en el suelo, y cuando empezó a gatear, pues yo iba gateando tras ella y nos recorríamos el piso de arriba a abajo. ¡Hasta hacíamos carreras!

Meterla ahí, no se, era como aparcarla. Nunca me gustó la idea. Supongo que tuve suerte y se pegaba buenas siestas y era en ese momento cuando yo aprovechaba para hacer otras cosas.

La cámara de vigilancia o intercomunicador

Esto me lo regalaron, y allí sigue, metido en su caja. Que desperdicio… y os diré porqué.

Este lo abrí, y lo puse en su cuna,  con la ilusión que podría estar relajadamente cenando con los amigos en el comedor mientras la niña dormía plácidamente.

Pero es que oía mucho mejor a mi niña con la puerta abierta de la habitación que no a través de ese chisme. En fin, cosas de vivir en un piso pequeño, supongo.

Esterilizador de biberones

Siempre recordaré una de las primeras veces que fui a las clases preparto, y una de las embarazas le preguntó a la comadrona:
“Es necesario comprar un esterilizador de biberones?”- a lo que la comadrona respondió:

“¿Tú has visto alguna vez a una mamá que se esterilice los pezones?” 

Pues tiene razón – pensé. Y es que una cosa es mantener la higiene y otra cosa es matar bacterias a lo loco.

Quizás el primer mes da un poco más de cosa. Reconozco que la primera vez que compré el biberón, o usé un chupete, pues sí, los herví. Pero después… cuando ves a tu hijo que se lo lleva absolutamente todo a la boca, o que lame como un poseso hasta los barrotes de la cuna, lo que menos te preocupa es comprar otro cacharro para la cocina para que los biberones estén totalmente esterilizados.

Pero oye, se venden, y mucho. He encontrado en Amazon hasta 18 modelos diferentes de esterilizadores que tienen una valoración de 4 estrellas o más.  Os dejo aquí el mejor valorado, con un total de 37 opiniones, todas positivas.

¿Qué opináis? ¿Me he olvidado de algún cacharro inútil? ¿Consideráis imprescindible alguno de los accesorios que yo no necesité? Dejad vuestra opinión en los comentarios.

¡Hasta la próxima semana!

2 comentarios

  1. soledad